Mi segundo parto

Con éste calor mi niña ha llegado al mundo diez días antes.

Salía de cuentas hoy y nació el 29 de junio.

img_20150702_1058251

Todo ha salido fenomenal y bastante rápido. Aunque con el hospital salimos muy enfadados. Os cuento un poquito como fue todo…

Rompí aguas al salir del baño de un centro comercial a las 21:15 horas. Una sensación nueva para mí ya que con Lucía me rompieron la bolsa en el hospital. Me dio un poco de vergüenza dejar un charquito ahí en medio de un pasillo, pero me puse unos clinex y andando hacía la salida como si nada mientras me caían hilitos de líquido por las piernas, jajaja… Estaba con mi hermana, mi sobrina de once meses y Lucía ¡vaya panorama!

dsc_0464Nos recogió Papi para llevar a Raspilla y a la perra con los yayos. Una hora después entramos a urgencias del hospital más cercano todavía sin contracciones, solo noté dura la tripa un par de veces en el coche. Papi quería que me bajara en la puerta pero le acompañé y fuimos andando.

En admisión me pusieron el termómetro (tenía un par de décimas), me preguntaron por el desarrollo del embarazo porque tenían los ordenadores estropeados, me puse unas compresas y nos mandaron a la sala de espera a que me llamaran para que me revisara la matrona.

En cuestión de media hora tenía contracciones cada seis minutos, cada cuatro, cada tres y tuvo que ir mi pareja a avisar porque no me llamaban. Cuando la matrona me realizó un tacto estaba de casi siete centímetros :-0 y no paraban de preguntarme sobre ecografías, pruebas realizadas o el resultado del cultivo vaginal y anal, ¡por no tener ordenadores!

En la sala de dilatación me pusieron una vía en la muñeca y las dos cintas en la tripa como cuando estás en monitores; una para controlar mis contracciones y otra más baja para el latido del bebé. Ese tiempo se hizo interminable porque estaba tumbada y las contracciones me dolían más, en cuanto terminaron me levanté y el sonido del latido del bebé se paró, me asusté y cuando lo comprobaron, era que tenía que apretarlo fuerte hacia la tripa porque al estar de pie y la niña muy baja era más difícil escuchar el latido.

Después de colocármelo de nuevo, con las manos sobre la cama, tuve una contracción muy fuerte, cayó bastante líquido amniótico y sentía muchas ganas de apretar, como si llevará días sin ir al baño, ya me entendéis 😉

Me decían que no apretara, que jadeara que ya venía la niña (y eso que mi matrón opina que sólo lo hacen en las películas, jeje) y el camino al paritorio fue eterno. Después de medio-sentarme en la camilla, postura incomodísima para parir, hice dos pujos y mi Niña estaba en éste mundo. Nació a las 23:45 horas, pesó 3,430 gramos y midió 50 cm. No hizo falta episiotomía ni maniobra de Kristeller y sólo dos puntitos por un pequeño desgarro.

La matrona me puso encima a mi bebé nada más nacer, aunque la enfermera me la quitó unos minutos para ponerle un poco de oxígeno porque no rompía a llorar fuerte. El tenerla encima es la mejor cura existente después del dolor sufrido, el milagro más bonito e increíble que puede hacer la mujer, traer una vida al mundo.

En el tiempo que me dejaron en observación antes de subirme a planta, me temblaban mucho las piernas y algo menos el resto del cuerpo, dijo la matrona que era por el esfuerzo realizado ya que no tenía fiebre.

dsc_0749Me puse a Bebita encima para que buscara el pecho y se enganchó enseguida sin dolor con su precioso reflejo de búsqueda y succión. Es para ponerte los pelos de punta ver como cabecea un recién nacido con los ojos cerrados y la boca bien abierta buscando su tetilla ¡Una preciosidad!

Al subir a la habitación, como no me puse la epidural y podía levantarme, fui al baño a hacer pis y “vi las estrellas”, era por el desgarro porque con Lucía me hicieron episiotomía con más puntos y no me escoció nada. Al ratito vinieron las enfermeras para hacer el chequeo a la bebé y ponerle la vacuna de la hepatitis B y una pomada en los ojos para posibles infecciones.

Acosté a la niña en la cama conmigo y sobre las seis de la mañana empezaron a darme los entuertos, encargados de que el útero vuelva a su sitio y tamaño original y que a medida que tienes hijos duelen más porque los musculos están más distendidos. Mis entuertos fueron una tortura, muy dolorosos, más que el parto diría yo, que sabes que vas a ver a tu bebé y lo soportas mejor, me tomé ibuprofeno y ya lo soportaba. También me dieron bastantes al dar de mamar.

dsc_1037

Y poco más, tirarme casi tres días para irnos a casita con nuestra pequeña, adaptarnos a los nuevos cambios y disfrutar a tope de mis dos princesitas!

¿Se parece al vuestro? ¿Tuvisteis complicaciones?

Pd: tengo pendiente contaros Mi primer parto que no fue tan rápido 😉

Anuncios

Un comentario en “Mi segundo parto

  1. Pingback: Cuatro meses contigo | PRIMERIZA SALVADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s