Por fin, los primeros dientes

Madre mía pensaba que nunca iban a salir, Bebita se ha tirado babeando desde los cuatro meses y a los cinco se le clareaban los dos dientes de abajo en la encía, pero se han hecho de rogar hasta los siete meses.

La pobre estuvo malita la semana pasada con fiebre y mocos, pero también se le ha juntado con la boca, ahora entiendo porque su sueño se ha visto trastocado. Se tiraba como una loca a morder la barbilla de quién la cogiera en brazos agarrándote de las orejas para que no te escaparas y le debía aliviar porque se relajaba, jejeje. Cual fue mi sorpresa el martes, en uno de sus ataques cotidianos, que pinchaba y encima por ración doble. Le han salido los dos de abajo a la vez.

IMG_20160203_102413_wm

Sigue leyendo

Noches en vela

He estado bastante desconectada y se debe a que le faltan horas al día para poder dedicar tiempo a todo, entre mis dos Bichitas, la casa, familia, pareja, amigos y las Navidades con sus correspondientes compras y reuniones familiares no he tenido respiro alguno.

Bebita está malita, como gran parte de la población, pero cuando son tan peques lo pasas mal de sólo verles y con el refriasdo pasando por todos los miembros de la familia, ¿o tú eres de los que te libras cuando todos están cayendo?

images (4)Los peores ratos: la noche. Cuando todo el mundo quiere dormir, incluida yo, pero Bebita quiere brazos con meneito incluido y no vale sentada, tiene que ser de pie 😖 Momentos en los que quieres que se haga de día y ves que las horas no pasan.

Ha tenido un par de días fiebre y está con la garganta irritada, mocos y tos. Al cóctel molotof hay que añadirle extra de mimos de mami y celitos de Raspita por pasarme el día con la peque en brazos, así que no se ni como estoy escribiendo porque no siento los brazos, jejeje.

Sigue leyendo

¿Qué debo saber del primer mes de vida de mi bebé?

“Hoy es el cumplemes de mi preciosa hija 🚼”

dsc_1444-e1438183749205

Todavía estamos adaptándonos a nuestra nueva vida con un miembro más en la familia, con menos horas de sueño y descanso e intentando que Lucía no se sienta desplazada con la llegada de su hermanita. Lo lleva bien y la quiere mucho, demasiado diría yo, jejeje…quiere darle besos a todas horas, bañarla, vestirla y jugar con ella, ¡como no! ayer le ponía pulseras y tobilleras. Todo menos cambiarle el pañal, que dice:“buag…qué asco”.

Al nacer les realizan el test de Apgar que mide la vitalidad del niño y valora cinco parámetros, cada uno puntuado con 0, 1 o 2 puntos: el pulso, el esfuerzo respiratorio, los reflejos, el tono muscular y el color de la piel, por ejemplo un bebé sano estaría por encima del 7 mientras que uno que ha necesitado reanimación puntuaría de 0 a 3.

Sigue leyendo