La manita suelta

Últimamente mi Raspilla tiene la mano muy ligera y no sé como controlárselo. 

Es la típica niña con muchas narices y tiene que quedar SIEMPRE por encima. Si la tocas, ella te toca; si la empujas, ella te lo devuelve y si la pegas, no puede ser menos y te pega.

Con pegar me refiero a darle en la boca si dice algo malsonante o en la mano si tira, rompe o pega, por ejemplo. Los azotes, no creo en su efecto, sólo en dar dolor y desconfianza. Cuando le di el primero me puse a llorar y le prometí que no lo volvería a hacer si ella hacia caso a mamá. (Tampoco pongo la mano en el fuego de que en futuro tenga que recurrir a ellos, pero espero que no).

DSC_01261 (16)-2

Bueno a lo que iba, su manita larga. Os pongo en situación:

Sigue leyendo